sábado, 24 de noviembre de 2012

AÑO DE LA FE



El pasado jueves, 11 de octubre, D. Ramón del Hoyo López presidía una Solemne Eucaristía con motivo del inicio del Año de la Fe, que tendrá lugar hasta el 24 de noviembre de 2013.
     A las 20. 30 horas daba comienzo, en la Catedral de Jaén, la Santa Misa que estuvo concelebrada, además, por más de 50 sacerdotes diocesanos.
     Durante su homilía el Sr. Obispo quiso dar gracias a Dios por este año tan especial.  “Hace hoy un año que el Papa, Benedicto XVI, convocaba la celebración, en toda la Iglesia mediante su Carta Apostólica Porta Fidei: el año de la Fe. Hoy nos disponemos con gozo a comenzar este tiempo de gracia. Con la fuerza e impulso del Espíritu Santo, que invocamos en esta apertura, trataremos de poner en el centro de nuestra atención durante este año, el encuentro con Jesucristo, que nos ama y acompaña.  Damos gracias a Dios, por la ocasión que nos brinda el Santo Padre de poder reconocer y actualizar el gran regalo de la fe en nuestras vidas y en nuestra Iglesia particular de Jaén. Es un año especial para disfrutar de la belleza de nuestra fe y, como testigos de Cristo, seguir proponiéndola, con esperanza y alegría a nuestros hermanos”.
     “La Carta Apostólica de convocatoria comienza con estas palabras: «La puerta de la fe (Hch 14,27)… está siempre abierta para nosotros. Se cruza ese umbral cuando la Palabra de Dios se anuncia y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma». El Papa nos exhorta a cruzar ese umbral a «atravesar esa puerta que supone emprender un camino que dura toda la vida». Esta Carta Apostólica, junto con la Nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe, de 6 de enero de 2012, marcarán primordialmente nuestro itinerario para el presente curso pastoral. Nuestro propósito hoy debería ser acercarnos cada uno de nosotros a sus contenidos y darles a conocer en toda la Comunidad diocesana”, continuaba Monseñor del Hoyo.
     El Sr. Obispo recordó, igualmente, que el Papa ha elegido este Año especial de la Fe, por coincidir con el 50 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y el 20 aniversario de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica. “Por todo ello, el Año de la Fe, ha de ser una ocasión privilegiada para promover entre los fieles diocesanos el conocimiento y difusión tanto de los Documentos conciliares, como los contenidos del Catecismo, con nuestro recuerdo agradecido y súplica, en favor de su intercesión a los Beatos Juan XXIII y Juan Pablo II”.
     La Eucaristía finalizaba con la lectura del Decreto de su Santidad Benedicto XVI con el que concedía  INDULGENCIA PLENARIA a favor de los fieles, con motivo del Año de la Fe.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

HERMANDAD FILIAL DE LA VIRGEN DE TISCAR

Habrá aun gente y poceños que no sabrán que a lo largo de estos días estamos recordando los días que nuestro pueblo tuvo la gracia de ser visitado por la sagrada imagen de la Santisima Virgen de Tiscar, para seguir con esta celebración del primer aniversario de la Santísima Virgen de Tiscar a nuestro pueblo os paso el siguiente enlace en el que podréis ver imágenes de la Hermandad de la Virgen de Tiscar de Pozo Alcon, en su segunda peregrinación hacia el Santuario Mariano de Tiscar.





VISITA EL BLOG DE LA HERMANDAD FILIAL DE LA VIRGEN DE TISCAR DE POZO ALCON 

sábado, 3 de noviembre de 2012

UN AÑO DESPUÉS DE SU VENIDA

cartel publicitario creado por este blog,
 para promocionar la traída de la Virgen de Tiscar



Que buen sabor de boca nos dejo la venida de la Virgen de Tíscar a Pozo Alcón, parece mentira que haya pasado ya un año, pues por aquel entonces por estos días estábamos los devotos de la virgen con un nudo en la garganta y las mariposas revoloteaban en nuestros estómagos, pues la reina de la serranía, la patrona de quesada venia a nuestro pueblo. Ni la lluvia, ni el frio pudo con nuestra devoción, pues con paraguas en mano nos fuimos a las afueras del pueblo a recogerla, a ella, nuestra madre. Centenares de personas aclamaron su venida, aplaudieron, los balcones se engalanaron para tal día, pues aquella  que llamamos madre del cielo, la Virgen de Tíscar venía a nuestro pueblo. Nunca antes se había recordado que la Iglesia  rebosara de tantos devotos, de centenares de ramos de flores, de tantos rezos y lagrimas que bordaron el manto de la Virgen de Tíscar.
 Este mes de noviembre es especial para todos, pues muchos de aquellos que recibieron a la Virgen de Tíscar descansan ya en el maternal manto de la virgen, haya en el cielo. El resto los que estamos en torno a ella, esperamos con esperanza que pasen los próximos siete años restantes para poder volver a verla por las calles de nuestro pueblo.

 La venida de la Virgen de Tíscar supuso un hecho histórico para nuestro pueblo, del cual muy pocos fuimos conscientes de lo que vivíamos y lo que estábamos viviendo, pasara el tiempo y cuando los años se vayan multiplicando reconoceremos que lo que vivimos el pasado 5 de noviembre del 2011.

Minutos después de que la Virgen de Tiscar llegara a Pozo Alcón


Sol, luna y estrellas
E incluso las nubes del cielo
Arroparon tu imagen
Que serena y firme
Bajaba por la sierra
Al final de tu peregrinar
Multitud de corazones
Que esperaban
¡Oh Madre¡ tu llegada.
El enfermo encontró salud solo al verte
El que dudaba de su fe, se estremeció
El que no hablaba a tus plantas grito
 Y el que no lloro, si corazón se encogió.
Cuantos rezos
Cuantos vivas,
Cuantos aplausos
Cuantas lagrimas…
Muchos poceños, desde el alto del cielo
Lloraban madre mía
 Al ver que de nuevo nuestro pueblo te tenía.
Sus calles, las de Pozo Alcón
 Todas se vistieron de alegría
Todas se llenaron de vida.
La plaza entera te aplaudió,
y hasta la fuente taza madre mía por ti lloro.
Su reloj, no dejo de sonar
Encontró juventud al verte, el que era mayor
Y el que bajo tu manto se acobijo….
Siento anhelo de ser niño
De sentir como sus mayores, tu manto tocó.
Tras las ventanas cerradas
El poceños lloraban…
Y entre sus labios unas palabras…
¡Virgen sálvanos¡
El niño que no te conocía,
No cesaba de mirarte,
El que de siempre te quería,
No podía mirarte…
Las lágrimas en sus ojos caían…
¿Acaso madre mía, no querías que te mirara?
Tanta fe, tanto amor,
Que en las calles del pueblo
Dieron cobijo
A la madre del redentor.

1º ANIVERSARIO DE LA TRAÍDA DE LA VIRGEN DE TISCAR